miércoles, 9 de julio de 2008

Un nuevo Contexto


Desde que Mintzberg y Kotter plasmaron sus estudios el mundo cambio radicalmente y con esto, la forma de hacer negocios y por consiguiente del trabajo de los managers.
Factores importantes como los que expresa Thomas FriedmanFriedman
en The World Is Flat presentan este nuevo escenario. habla de:Popularización de la informática. Desde el surgimiento de Windows 3.0 dejo de ser el uso de computadoras algo para entendidos. Esto permitió que cualquier individuo pueda acceder y manipular información digital.
World Wide Web y Netscape. El surgimiento de la WWW a manos del Licenciado en física Timothy "Tim" John Berners-Lee; diseñada para ser libre, abierta y sin propietarios. Luego Netscape permitió que la gente con sus computadoras pudiera conectarse a esta red de una forma fácil.
Evolución del software. La evolución del software que permite por un lado que puedan comunicarse maquinas entre sí sin intervención humana, y por otro que las personas no sean solo espectadores de los contenidos en internet, sino que pueden “diseñar, mostrar, manejar, crear y colaborar”. Justamente este último concepto es el que marca el nuevo paradigma en la red de redes.
Open Sourcing. Relacionado con el punto anterior, la posibilidad que tienen los individuos de trabajar en comunidad, colaborando en proyectos en forma “online”. Este es el fenómeno que Friedman considera más disruptivo. La posibilidad que tienen los individuos de “subir” sus producciones para que sean consumidas, modificadas por otras personas en todo el mundo, el blogueo, la redacción de artículos de Wikipedia, las reseñas en Amazon, publicando podcast y videoblogs , colaboración en proyectos de software open source, entre otras formas.
Outsourcing. Friedman considera que mediante el outsourcing las empresas tienen la posibilidad de subdividir sus servicios y actividades de manufacturación en componentes que puedan ser llevados a cabo por empresas especializadas en cada área temática. De esta forma se generan procesos más eficientes y a un costo más efectivo.
Offshoring. Consiste en hacer outsourcing en otros países o continentes. Existen varias variantes en este tema. Algunas de ellas son:
• Homesourcing donde se contrata personal que trabaja fuera de la compañía, desde sus casas. Esta forma puede aplicarse en Outsourcing como en Offshoring.
• Nearshoring. Consiste en subcontratar servicios y manufactura en países cercanos, del país de origen. Dado que se ha detectado algunos problemas en la subcontratación de por ejemplo empresas americanas que llevan sus tareas a India, tales como las horas de vuelo, la cultura entre otras, muchas veces se prefiere trabajar con países como México, Brasil o Argentina.
Supply Chaining. Friedman destaca la importancia de mejorar la cadena de suministros incorporando sistemas de información que haga más eficiente los procesos de la compañía, mejorando la distribución y los medios de transporte, los puntos de venta, etc.
Insourcing. Cuando una compañía se inserta en las operaciones de otra y colabora estrechamente con ésta, de tal manera que es difícil saber dónde empieza una y termina otra. Friedman cita el ejemplo de UPS, que no sólo entrega los productos a los consumidores de sus clientes, sino que le cobra a los consumidores, financia algunas entregas, analiza e informa sobre qué se vende y qué no, y hasta repara los productos de sus clientes. Friedman dice que muchas compañías que ofrecen garantías a sus productos jamás vuelven a tocarlos después que los producen, sino que todo se lo delegan, mediante Insourcing, a compañías como UPS.
In-Forming. Con la aplicación de la ingeniería de la búsqueda, popularizada por Google en internet, se generó un fenómeno que según Friedman, nunca se había visto en la historia de la humanidad. Que tanta gente tenga la posibilidad de buscar información de tantas cosas o a cerca de tantas personas. El fenómeno se sustenta en el crecimiento de la propia “ingeniería de la búsqueda” producto del propio crecimiento de la búsqueda. Para citar un ejemplo, Google procesa actualmente un billón diario de búsquedas cuando, hace solo tres años procesaba 150 millones.
Esteroides o tecnologías aplicadas. Todos estos fenómenos están potenciados por el avance de la tecnología, como puede ser el avance de las telecomunicaciones, la velocidad de las computadoras, la posibilidad de compartir archivos, internet inalámbrica, etc.
Uno de los factores más significativos ha sido la evolución de la velocidad de las computadoras. Es interesante ver la ley de Moore donde se explica que desde el año 1947, cuando se inventó el transistor; es cuando se inicia la era digital. Desde entonces, la tecnología digital ha producido un enemigo tras otro, cada vez con más frecuencia. Esta ley explica que cada dieciocho meses, el poder de procesamiento se duplica mientras el coste se mantiene constante. Cada año y medio, uno obtiene el doble de potencia por el mismo precio, o la misma potencia por la mitad de precio: una ecuación muy simple pero inimaginable poderosa.
La incesante travesía por el reino de lo más pequeño, más barato y más rápido, la aceleración en la introducción de nuevas tecnologías seguirá incrementándose.
Estos factores, surgidos con y durante la revolución digital, que según Carlota Pérez, como toda revolución tecnológica, genera cambios en los paradigmas de la innovación y de la competencia, los cuales, si se observan las distintas revoluciones ocurridas, desde el punto de vista histórico, se producen cada 40-60 años, y los paradigmas generados de ellas se mantienen por más de medio siglo.
Pérez comenta que las revoluciones tecnológicas, no solamente agregan nuevas industrias y forman nuevas redes de comercio mundial, sino que también producen el rejuvenecimiento de todas las industrias pre-existentes, un cambio significativo en la conducta social, un cambio radical en los patrones de inversión y profundos cambios institucionales.
Por otro lado el Massachusetts Institute of Technology plantea que existe una nueva "convergencia", fruto de la encrucijada e intersección de tres revoluciones tecnológicas denominada BTN (la biotecnología, las tecnologías de la información y la nanotecnología). Según el MIT, las diez tecnologías emergentes que cambiará el mundo son:

1. Wireless Sensor Networks (Redes de sensores sin cables).
2. Injectable Tissue Engineering (Ingeniería inyectable de tejidos).
3. Nano Solar Cells (Nano-células solares).
4. Mechatronics (Mecatrónica).
5. Grid Computing (Sistemas Informáticos Grid).
6. Molecular Imaging (Imágenes moleculares).
7. Nanoimprint Lithography (Litografía Nano-impresión).
8. Software Assurance (Software fiable).
9. Glycomics (Glucomicas).
10. Quantum Cryptography (Criptografía cuántica).

“La oportunidad reside en conseguir una posición de liderazgo en la convergencia de esas tres revoluciones, lo que algunas empresas e instituciones ya están realizando", afirma Paul Roche, de McKinsey, que participa en el grupo de personalidades y especialistas que prepararon los informes estratégicos para la renovación del Sillicon Valley.
La interacción entre estas disciplinas de investigación ya trajo el surgimiento de la genómica y de la proteonómica (estudio de las proteínas) en las que la biología ya se mezcló con las ciencias de la información. El cruce sectorial ya hizo visibles nuevas áreas de negocios como la bioinformática, los biomateriales, los “biochips” y los biosensores, para citar algunos de los más divulgados; todos ellos desarrollados en conjunto por distintas empresas trabajando colaborativamente.
A través de las herramientas de computación de trabajo en grupo interconectado, la pirámide corporativa se puede remplazar por equipos interconectados en red. El énfasis cambia del individuo responsable ante el gerente hacia equipos que funcionan como unidades de servicio de servidores y clientes. Los equipos son clientes y servidores para otros equipos que son tanto internos como externos para la organización.
La clave para resolver este problema está en que los líderes de negocios definan una arquitectura objetivo de información-tecnología y diseñen una trayectoria de migración para llegar a ella. La madurez de los estándares tecnológicos permite ahora planear una completa arquitectura empresarial que pueda ser implantada paulatinamente.
La nueva arquitectura se basa en principios definidos por gente de negocios, no por tecnólogos, e incluye modelos de los negocios, aplicaciones, información y tecnología. La arquitectura define también una cantidad de estándares para sistemas dentro de la organización. A medida que se implementa, la firma cuenta con una infoestructura empresarial sobre la cual puede convertirse en una organización integrada. La infoestructura empresarial proporciona la columna vertebral de la nueva compañía. Permite que una organización se desplace más allá de la antigua jerarquía puesto que no se requieren niveles administrativos cuando la información se halla disponible instantánea y electrónicamente. Una infoestructura puede permitir que la empresa funcione como una organización unificada al proporcionar información a lo largo y ancho de ésta para la toma de decisiones y nuevas aplicaciones competitivas que trasciendan las unidades o equipos autónomos de negocios.
Como explica Tapscott, al mismo tiempo, tales arquitecturas proporcionan una plataforma para la innovación del espíritu empresarial en la utilización de computadoras por parte de equipos de negocios, en tanto que se mantiene la capacidad empresarial. Las unidades de negocios pueden llegar a considerarse como clientes y servidores en red, que trabajan en una estructura organizacional, modular y flexible. Éste es un concepto muy diferente de los altos estratos de la antigua jerarquía. Tal concepción involucra nuevas formas de interactuar con los clientes, por ejemplo, a través de dispositivos de información: nuevos servicios virtuales que se combinan con los antiguos; nuevas estructuras organizacionales concentradas en el cliente; nuevos roles para empleados liberados de la limitante burocracia de obsoletos y redundantes procesos y nuevas formas de proporcionar novedosos servicios a sus clientes.
Sin dudas, los factores que plantea Friedman están contextualizados en la era del conocimiento y ligados estrechamente con otro concepto que desarrollo Don Tapscott, que consiste en el desarrollo del capital digital.
Existen dos leyes que son protagonistas importantes de este nuevo contexto:
Ley de Metcalfe: Es una gran contribución para explicar por qué la era digital está cada vez más poblada de inventos duales, que pueden ser tanto su ruina como su éxito. Lo que no nos dice es la razón por la cual estas aplicaciones parecen difundirse tan rápido como lo hacen. Consideremos el teléfono. ¿Cuán útil es? La respuesta depende por completo de cuántos teléfonos existen y con qué facilidad pueden interconectarse. Uno solo es inútil, y unos pocos tienen un valor limitado. Un millón de teléfonos crean una vasta red, y una red es algo que posee un tremendo poder. Específicamente, la utilidad de una red es igual al cuadrado del número de usuarios. Cuantas más personas utilicen su software, su red, su modelo, su juego o su libro, más valioso se torna y más usuarios atrae, incrementando a la vez su utilidad y la velocidad con que es adoptado.
Con la ley de Metcalfe se puede expresar el crecimiento de las redes sociales en internet e inclusive esta es la base de lo que se denomina estrategia GBF (get big fast) que practican algunas de las grandes empresas como Yahoo, AOL, Amazon, y la misma Microsoft. Consiste en disponer lo más rápidamente posible de cuantos más clientes mejor. Así, cuanta más gente usa un producto Microsoft, más valor tiene usarlo.
Una interpretación literal de la Ley de Metcalfe plantea, sin embargo, dos problemas.
En primer lugar, no es posible proyectar el valor de la red ad infinitum. De acuerdo con este postulado, los efectos de red negativos establecen que en un momento determinado, el valor incremental de la red tiende a disminuir con el número de afiliados a la misma. En efecto, el estudio de redes sociales físicas muestra que, una vez llegado el número de afiliados a cierto nivel de inflexión pre-establecido, la probabilidad de que se una un afiliado cuya contribución a la red es inferior al valor que extrae de ella (llamados free riders) comienza a aumentar.
Este punto de inflexión puede variar con el tipo de red pero el fenómeno de efecto de red negativo existe en todo caso.
En segundo lugar, y parcialmente relacionado con el primer punto, no todos los afiliados a la red tienen igual valor. Por ejemplo, en la medida en que la proposición de valor de una red se basa en la vinculación de individuos que comparten valores e intereses, la incorporación de afiliados que no respondan a esta definición puede disminuir el valor de la misma. El caso típico es el de individuos cuyo objetivo no es vincularse a otros en el contexto de la red sino usarla como mecanismo de monitoreo (en otras palabras, individuos que se unen a la red para observar el comportamiento de sus usuarios).
Estos dos efectos negativos son de una importancia fundamental en la medida en que plantean que el efecto de red, motor fundamental del desarrollo de estas plataformas, puede llegar a diluirse. En este contexto, la obsolescencia de una red determinada por efectos de red negativos puede llegar a su sustitución por otra plataforma.
La ley de Fractura: Los sistemas sociales políticos y económicos cambian en forma incremental; mientras que la tecnología cambia de manera exponencial. Los sistemas que conforman la civilización humana, incluyendo los comerciales, se transforman con el correr del tiempo, pero lo hacen en forma gradual. Por ejemplo, las leyes evolucionan para acompañar las características únicas de las nuevas tecnologías, pero lo hacen a un ritmo mortalmente lento, como puede atestiguar cualquiera que haya estudiado leyes relacionadas con ferrocarriles, bancos o telecomunicaciones.
Los cambios tecnológicos siguen la trayectoria de la curva de Metcalfe. Una vez que se ha alcanzado una masa crítica de usuarios, la velocidad del cambio – lo que uno podría considerar el índice de fractura – se acelera en forma exponencial. Y los efectos secundarios aparecen en el abismo creciente entre los diferentes ritmos de cambio.
Estos poderosos principios impulsan la transformación de un mundo compuesto por átomos a otro hecho de bits al cual denominamos la revolución digital.

Carlota Pérez grafica el cambio de paradigma que se ha tenido desde la revolución digital a partir de los años 70.

ANTES

AHORA

Producción en Masa

Producción Flexible

Pirámides Cerradas

Redes Abiertas

Rutinas Estables

Mejora Continua

Recursos Humanos

Capital Humano

Proveedores y Clientes

Socios en Redes de Valor

Planes Fijos

Estrategias Flexibles

Internacionalización

Globalización

Mercado de Tres Niveles

Mercados Híper-Segmentados